fbpx

El amor no depende de las margaritas

Regli Gómez

Fecha

Y un día vas y te sorprendes. Pero  pareces estar esperando a que meta la pata, a ver el trasfondo. Cosas de la intuición, que a veces se equivoca. Ese momento no llega. Y es que es posible. Aunque esta sociedad que nos ha tocado vivir se empeñe en amores de usar y tirar, existen otras fórmulas de querer.

Pasan los días, los meses y espero que los años y cada momento reconforta. Porque llegas de trabajar y mientras se ducha tú empiezas a preparar la cena y mientras me subo yo, él la remata y la lleva a la mesa. Trabajo en equipo lo llamamos.
Porque un día enfermas, y aunque una especie de orgullo gilipollas te grita en silencio que no te dejes ver así de mal, sus palabras inoportunas para animarte y sus gestos de ¿cómo puedo hacerlo para que te encuentres mejor? te dan un toc toc en la espalda ¡Qué más da, llora!

Y acaba el día y estás deseando contarle todas tus cosas. Primero unos minutos de «muro de lamentaciones» para acabar recordándonos, que sí, que nos estamos quejando, pero para pasar a seguir tomando conciencia de que son minudencias. Luego nos recordamos las miles de cosas buenas que nos pasan en el día. Llega el bienestar. Unas horas después, un día más, y a las 7.47 siempre los buenos días con el deseo de que pase bonito y bien.

No, no es cosa de un día para otro. Muchos tipos de amores existen. Después de tapear en varios lugares me quedo con éste. El que empieza con una quedada para el cine, una cena, un paseo para una puesta de sol, un fin de semana, otro y otro y cada vez te apetece más esa compañía. Compañía, compañero de batallas ¿no es esa la parte más importante de las relaciones? Hasta que decides con reticencias y miedos que tal vez… y llega otra etapa, la de conocerse muuuucho más a fondo. Ver qué te ofrece y comprobar que lo que tú puedes dar es lo que él necesita o quiere.

Llega un tú, un yo y hay cabida para el nosotros. Se habla de hoy, pero se sueña el mañana .Y «mecagonlamá», esto es para sentarse, pensar y gritar ¡pero qué afortunada soy!

Y esto no es una declaración de amor, que también. Es un alegato por las relaciones saludables, esas que siempre hacen bien. Renunciemos a las relaciones margaritas: me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere. Elige a quien siempre te quiera. Los mejores caminos en conjunto son los que te aportan y los que permiten que estés donde estés y con quién estés, siempre seas tú. Un tú muy enriquecido porque en una parcela de tu vida se ha instalado un nosotros lleno de sentimientos y buenas intenciones ¡A seguir! Bueno, no sin antes este poema de Jorge Bucay,. Si te apetece, te lo quedas como hoja de ruta

Quiero
Quiero que me oigas, sin juzgarme.
Quiero que opines, sin aconsejarme.
Quiero que confíes en mí, sin exigirme.
Quiero que me ayudes, sin intentar decidir por mí.
Quiero que me cuides, sin anularme.
Quiero que me mires, sin proyectar tus cosas en mí.

Quiero que me abraces, sin asfixiarme.
Quiero que me animes, sin empujarme.
Quiero que me sostengas, sin hacerte cargo de mí.
Quiero que me protejas, sin mentiras.
Quiero que te acerques, sin invadirme.
Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten, que las aceptes y no pretendas cambiarlas.

Quiero que sepas, que hoy, hoy puedes contar conmigo. Sin condiciones.

Quiero aprender
Quiero aprender a oírte sin juzgarte,
Quiero que me enseñes a opinar sin darte consejos,

Quiero aprender a confiar en mí sin exigirme,

Quiero enseñarte a ayudarme sin intentar decidir por mí,

Quiero aprender a cuidarte sin anularte,
Quiero que me enseñes a mirarte sin proyectar cosas en ti,
Quiero que aprendas a animarme sin empujarme,

Quiero enseñarte a abrazarme sin asfixiarme,

Quiero aprender a sostenerte sin hacerme cargo de ti,
Quiero que me enseñes como protegerte sin mentiras,

Quiero aprender a acercarme a ti sin invadirte,
Quiero que aprendamos a aceptar las cosas del otro que más nos disgusta, tanto como para no pretender cambiarlas,
Quiero que hoy, después de lo aprendido yo de ti y tu de mi, seamos capaces de elegirnos otra vez sin condiciones.

 
Jorge Bucay

Te espero en Instagram

5 Comentarios

Deja un Comentario

  • Ana
    27 noviembre, 2014 at 12:27 pm

    Un maravilloso alegato al amor, a la entrega sin reservas y al fin de los miedos. Solo pudo decir: Graciasssss por compartir!!!!

  • Neninuff
    22 febrero, 2015 at 12:52 pm

    Reblogueó esto en NENINUFFy comentado:
    Me ha encantado!! Opino lo mismo!!!!! Ese es el verdadero amor!! Y eso existe, yo también lo he encontrado sin darme cuenta y dwspués de muchas noches deshojando margaritas….

  • Neninuff
    22 febrero, 2015 at 12:55 pm

    Me ha encantado!! Opino lo mismo!!!!! Ese es el verdadero amor!! Y eso existe, yo también lo he encontrado sin darme cuenta y dwspués de muchas noches deshojando margaritas….

    • reglitamari
      22 febrero, 2015 at 1:02 pm

      Pues ánimo y poco a poco. No intentes que sea perfecto. Lo importante es empezar

  • Rafael
    25 febrero, 2015 at 5:21 am

    «Besa, besa mucho» 0 comentarios
    «El amor no depende de las margaritas» 4 comentarios
    «Cuanto tiene que ingresar un autónomo» 1200 comentarios (25/2/2015)
    Algo huele a podrido en Dinamarca y seguimos sin enterarnos

WhatsApp chat