Hazte a la idea o morirás

No es por ser tremendista pero, si antes podías empezar con un negocio y hacer cada día exactamente lo mismo hasta la jubilación, ahora eso ya no es posible.
O te adaptas, o mueres, tú no, tu negocio sí.

Y es que las necesidades de tus clientes cambian por segundos y tienes dos opciones:
 Quejarte, y seguir en el mismo punto hasta que tu empresa se vaya a la ruina.
 Actuar, asumiendo con resilencia que no es fácil pero que tu cabeza tiene que ser un hervidero de ideas para tu futuro a corto plazo.

0 Comentarios

Deja un Comentario

WhatsApp chat